De la Cultura del Tener a la Cultura del Ser | Viajando con Fran

De la Cultura del Tener a la Cultura del Ser

de la cultura del tener a la cultura del ser

El otro día venía de viaje con tres compañeras de trabajo desde Buenos Aires (lugar donde estoy trabajando y viviendo ahora) a Córdoba (mi ciudad natal y donde vive mi familia) y surgió un tema muy interesante de charla. Teníamos 7 horas de viaje y hablamos de todo un poco, pero hubo un tema que me dejó pensando.

Yo les explicaba mi situación personal, y les comentaba que sueño con viajar por el mundo, dejar todo y dedicarme a viajar; y una de la chicas me dijo lo siguiente:

“La verdad es que la idea es espectacular, quién no sueña con eso? El problema es que yo no lo podría hacer, a mi me criaron para tener”

Yo, apenas escuché la frase, no entendí muy bien, e indagué a morir para saber más sobre el tema. Como suelo hacer normalmente cuando un tema me interesa, la “maté” a preguntas. Por suerte ella no tuvo problemas en abrirse y me contó su situación. La verdad es que es algo muy común, que le pasa a gran cantidad de personas, pero nunca me había puesto a pensarlo bien. A muchas personas, en algunos países a la mayoría, y en estos tiempos a cada vez más personas, las educan para tener. 

Desde muy chiquito a uno le dicen que tiene que estudiar para tener un título, para después poder tener un buen trabajo, para conseguir tener un buen sueldo, tener ahorros, tener una casa, tener una familia, tener hijos; y así ser feliz. Lo educan para tener de todo, y mientras más tenemos, más queremos. Muchas personas eligen sus profesiones, basándose sólo en lo económico. Se autocondenan a trabajar 40 años de algo que no les gusta, para poder tener plata y disfrutar sus pertenencias en los pocos momentos libres de su vida.

Algunos confunden la cultura del ser con la profesión: “Quiero ser médico, quiero ser abogado”. Eso no tiene nada que ver con el verdadero “ser”. Eso es tener un título, tener una profesión. El problema va mucho más allá de las instituciones educativas, el problema es cultural, abarca a toda la sociedad en su conjunto. 

Han pasado muchos años desde que Erich Fromm publicó “Ser o tener”, un ensayo profundo y riguroso donde reivindicaba la cultura del ser frente a la cultura del tener, sin embargo la sociedad actual parece seguir priorizando el consumismo descontrolado y formando robots autómatas. 

Lo que hace valiosa a una persona no es su capacidad de producir, de consumir o su poder adquisitivo; lo que la hace valiosa es su ser, su naturaleza, el carácter único e irreductible de su existencia, su unicidad. La cultura del ser subraya la necesidad de desarrollar el talento oculto de cada persona, activar sus posibilidades latentes para que pueda dar lo mejor de sí misma a la sociedad.

Esto tiene su eco en la práctica educativa. El objetivo no es preparar niños para ser consumidores, sino para ser personas plenamente libres y responsables, capaces de aportar lo mejor de sí mismas a la sociedad y de no renunciar jamás a su unicidad. 

La educación debería tener como fin último el desarrollo del potencial de cada persona, y el de otorgarle la capacidad de asumir su humanidad con virtudes y sombras, y a partir de esto encontrar la manera de ser único en el mundo. Como resultado debería buscarse un hombre pleno, responsable, libre, con pensamiento crítico y solidario.

Por suerte, en estos últimos años, el paradigma está cambiando en general y de a poco se ve una ruptura de la concepción materialista e individualista del hombre. Existen cada día más organizaciones que fomentan la unicidad de las personas y no se fijan en las pertenencias. Desde todo punto de vista. Desde una universidad que empieza a aceptar gente distinta aunque no tenga dinero, para diversificar su gente; hasta una empresa que contrata basado en las experiencias de vida y capacidades y no en títulos o  diplomas, pasando por una ONG global que tiene como fin el bien común y fomenta la solidaridad, entre millones de otros ejemplos.

Y un poco más cercano a lo nuestro, los viajes, cada día hay más gente que deja todo atrás y se va en busca de nuevas experiencias. Es increíble la cantidad de jóvenes que se cansan de la vida rutinaria de un profesional de oficina y se van a trabajar de cualquier cosa a algún lugar donde se sienten cómodos, donde pueden ser felices y donde se les permite desarrollar al máximo su potencial. No profesional, sino el potencial como ser humano. 

Lamentablemente las generaciones más grandes tienen problemas para entender esta actitud. Pero si vieran el cambio positivo de estado mental y emocional de estos chicos “viajeros”, podrían comprender un poco mejor. Para qué tener cada vez más cosas, si cada vez somos menos felices? Cuál es el fin último de cada uno? Qué es ser feliz? Qué quiero ser y hacer de mi vida? Muchas preguntas para reflexionar y meditar.

No me gustan para nada los tatuajes, pero las dos frases a continuación realmente me las tatuaría para tenerlas presente durante toda mi vida:

Keep looking. Don’t Settle – Steve Jobs

Otro día seguiré volando. Lo que siempre hay que recordar son las palabras de este gran sabio:

Stay hungry. Stay foolish – Steve Jobs

 Hasta la próxima!

 

Mi espíritu emprendedor y mis ganas de conocer de mundo me llevaron a dejar atrás la vida de oficina y perseguir el sueño de convertirme en nómada digital. Siempre estoy buscando nuevas oportunidades, no me puedo quedar quieto.

19 Responses to De la Cultura del Tener a la Cultura del Ser

  1. flavia 14 septiembre, 2014 at 3:54 pm #

    Para pensar lo que has escrito, requiere lo que propones una cantidad de coraje que no todos tienen (en el sentido que planteas y en todos los que se pueda abarcar con esta palabra).

    Ciao

  2. Santiago 14 septiembre, 2014 at 10:03 pm #

    Interesante Frani. Son cambios de paradigmas que te ponen a tambalear lo que hay alrededor de uno y a replantearse absolutamente todo. Uno va construyendo su vida en base a premisas que nunca nos detenemos a reflexionar (Hablo desde la generalidad, muchos si lo hacen y constantemente), muchas veces se hacen las cosas por inercia y se pierde el sentido de las cosas.
    Yo creo que una buena herramienta es la proyección hacia el futuro. Imaginarte en tu propia muerte como si fueras un observador omnipresente, verte a ti mismo, a la gente de tu alrededor y replantearse que cosas hubieras hecho diferente y que cosas hubieras querido hacer más y con quien las hubieras querido compartir. En ese mismo momento te das cuenta que todas las prioridades cambian, que muchas cosas no interesan, ves la felicidad en las pequeñeces y que el sistema actual es una atadura que uno tiene que aprender a utilizar siempre pensando en las cosas importantes.
    Saludos Frani!

    • Francisco Ortiz 14 septiembre, 2014 at 10:16 pm #

      Wow! Genio Santi!! A nosotros nos ayudó mucho el cole para aprender a cuestionar todo, a veces a niveles poco sanos jaja “Lo importante es no dejar de cuestionar. La curiosidad tiene su propia razón de existir”, decía un loco llamado Alberto jaja
      Muchas gracias por el aporte!!
      Saludos!

      • Santiago 16 septiembre, 2014 at 11:52 am #

        Jajaja gracias a vos campeón, esta bueno el blog! Jajaja a veces pienso que quienes no se replantean todo son más felices porque no tienen tantas preocupaciones o dicotomías en la cabeza ja, pero igual creo que al cuestionar las cosas abrís mucho la cabeza y creo que realmente te desarrollas…
        Ja… El mismo que dijo “La mente es como un paracaídas, sólo funciona si se abre” abrazosss!

        • Francisco Ortiz 16 septiembre, 2014 at 2:25 pm #

          Jaja… gracias!! Totalmente de acuerdo con tu comentario!

  3. vicky campana 15 septiembre, 2014 at 12:45 pm #

    Fran me re gusto la nota! Represent en palabras algo que viene rondando en mi cabeza hace ya varios dias y hasta meses podria decir..
    Espero podamos lograr de a poco despojarnos del “tener” para “ser” plenamente nosotros!
    Un abrazo grande

    • Francisco Ortiz 15 septiembre, 2014 at 12:52 pm #

      Vicky!! Me alegro que te haya gustado! No es fácil el tema, pero es un camino de ida… Es para reflexionar y cuestionarse varias cosas… Saludos!

  4. Noelia 15 marzo, 2015 at 9:36 pm #

    Buenas Fran. Te estoy leyendo en medio de un descanso que me tome mientras vacío mi departamento de Bs As. Adoro mi ciudad, pero me agota, me cambia el humor, me deprime entre tanta gente que lo único que piensa es que va a hacer el fin de semana. Me voy, sin destino fijo, solo se que empieza el 13 de abril, pero no se cuando termina si es que este viaje tiene final. Tengo título, tengo casa, pero desde hace unos cuantos meses deje de tener para empezar a ser. Con viajes cortos en el medio, pero decidida ya a dejarlo todo atrás, empieza otra etapa en mi vida, esta vez decidida íntegramente por mi. Gracias por tus palabras, solo hay que pararse a pensar si la vida que estamos haciendo todos los días es lo que realmente queremos.
    Beso!

    • Francisco Ortiz 15 marzo, 2015 at 10:48 pm #

      Woow, Noe, no sabés lo que me gusta recibir este tipo de mensajes. Te felicito por tomar la decisión de seguir tu corazón y hacer lo que te gusta. No es para nada fácil, más bien diría que arrancar es lo más difícil y vos ya lo hiciste!
      Mucha suerte en esta nueva etapa!!

  5. Saartje 16 marzo, 2015 at 7:30 am #

    Eso mismo ando pensando desde hace meses. Durante mi viaje de 7 meses por Suramérica. Y desde que he vuelto a casa. A la vida que conozco. A la seguridad. Pero con mentalidad distinta. Aún no estoy segura de haber hecho la buena elección. Y a lo mejor no importa eso. Hoy estoy feliz. Lo importante es saber que si mañana ya no lo soy, sé que me puedo escapar. Quizás no a otro continente pero sí a otro trabajo. Otra vida. El mundo está lleno de posibilidades. Solo hace falta confiar en lo que puedes aportar a los demás y arriesgarte un poco. Un abrazo desde Bélgica.

    • Francisco Ortiz 16 marzo, 2015 at 8:22 am #

      Sí, totalmente! Lo importante es saber que uno siempre es libre de hacer lo que quiera, como decís vos, tener confianza y coraje para arriesgarse es fundamental. Si uno se encierra en lo conocido, no sale de su “comfort zone” y vive en piloto automático, difícilmente sea feliz. Vos hiciste un cambio y te felicito por eso!
      Saludos viajeros!

  6. Mariano 16 marzo, 2015 at 11:37 am #

    ¡Excelente post Fran!

    Como hemos hablado personalmente, sabés que este debate me interesa mucho y que yo también lo tuve con muchas personas.

    A fines de 2013 renuncié al que era hasta ese momento mi trabajo y estuve un par de meses reflexionando, conectándome con muchas personas (y conmigo mismo) y preparando el que fue mi viaje más largo hasta ahora: de 3 meses por Argentina, Bolivia y Perú. Viajar sin tener una fecha de retorno, viajar con sólo el camino por delante te permite conectarte de una manera única e incomparable con vos mismo y con tu entorno, te hace repensar un montón de cosas. Lógicamente, mucha gente no lo entiende y juzga sin haberlo vivido y, por lo tanto, desconociendo por completo la experiencia y la decisión.

    Al volver, me tomé unos meses laburando por mi cuenta y las cosas no cerraron, pero me planteé qué querría para volver a laburar bajo dependencia y no me bajé de esas exigencias (flexibilidad horaria, trabajar de casa, régimen de 32 hs/semana o menos) y lo logré y hoy estoy en esa sintonía y estoy muy contento disfrutando esta etapa.

    De cualquier manera, sé que pronto volveré a renunciar y me volveré a ir de viaje largo y, tal vez, termine siendo un nómade digital que viaje y trabaje por varios años, fusionando mi vida con mi trabajo y los viajes. Pero quién sabe… trato de vivir el presente y hoy mi situación es la que conté.

    Al igual que vos, no creo en las vacaciones, no creo en el “Lunes a Viernes de 9 a 18”, no creo en hipotecar 10, 15 o 20 años de mi vida para tener una casa y un auto último modelo y mucho más de lo material, la vida para mí son experiencias. Cualquier cosa puede pasar y todo lo que poseemos puede perderse de un día para el otro pero lo vivido no nos lo va a quitar nadie.

    Gracias por la nota Fran, ayuda a mantenerse enfocado 🙂
    Abrazo grande!

    • Francisco Ortiz 16 marzo, 2015 at 2:39 pm #

      Me encantó! Me alegro que te guste Marian. Mi historia es muy parecida a la tuya. Es un cambio gradual, de a poco, con mucho trabajo, hacia la independencia y ojalá hasta llegar a ser nómadas digitales!! Quién sabe porqué, pero lo vamos haciendo por etapas, no como otros locos lindos que dejan todo de un día para el otro.
      Un abrazo grande!

  7. Constanza 5 mayo, 2015 at 12:38 am #

    Hola, la verdad me encanta como pensas, estuve leyendo algunos de tus artículos y pensamientos y era como hablar conmigo misma. Hice dos temporadas de Work and Travel y desde la ultima vez que volví totalmente cambiada, con una nueva perspectiva, también algo deprimida, es como que caez en una nueva realidad cuando volves y te empiezan a dar vuelta en la cabeza esas preguntas como para que quedarme acá? Que es loque me hace quedarme? Y empezas a pensar en que lindo seria irte vivir en cualquier lado, realmente aprovechar tu vida al máximo yo creo que seria vivir y hacer todo lo que uno pueda, de que sirve seguir lo que la sociedad te establece como lo normal, estudiar trabajar tener una familia, yo siento esa necesidad de conocer lo mas que pueda, disfrutar, conocer culturas, vivir en distintos lugares, pero que difícil es dar ese paso y dejar todo atrás o por lo menos por un rato no?. Realmente al leerte me senti comprendida que no soy la única loca que le pasan estas cosas y bueno vi la necesidad de descargarme de lo que venia pensando, gracias de verdad por eso!
    Un saludo desde Buenos Aires.
    Constanza 🙂

    • Francisco Ortiz 5 mayo, 2015 at 12:54 am #

      Coti, leer lo que escribiste fue como leerme a mí, como hablar conmigo mismo. 100% de acuerdo en todo, es muy difícil largarse, pero está bueno pensar: y si lo hago, que es lo peor que puede pasar?? Y lo mejor? Normalmente lo positivo le gana a lo negativo por goleada. Sigue siendo difícil, sobre todo por lo externo que te vive diciendo (como un diablito en el oído) que sigas con el mandato social y con el camino “correcto”.
      Ojalá hubiera más locos como vos y yo dando vueltas (aunque por suerte cada día somos más), las cosas serían muy distintas…
      Saludos!

  8. Emilia 7 mayo, 2015 at 10:58 am #

    naaaa chabon, te juro que escribis por mi ajaajaja hoy con 22 anos estoy rompiendome laburando y estudiando para darles a mis viejos el titulo que tanto necesitan y el dia de mi ultimo final (desp de la joda obvio ajajj) me subo a mi segundo work and travel y volver para irme a australia o nueva zelanda, laburo mmmm que es eso? ajajajjaaj no se si bien lo profesional me apasiona es como vos decis, no soy yo. Me encontre con tu blog de casualidad pero me copo mucho y yo tambien pense en hacer uno y mas que nada porque me creo una loca aveces jajajajaj pero no soy la unica
    mucha suerte loco y por ahi quien dice nos encontramos en algun lugar del mundo, besos

    • Francisco Ortiz 7 mayo, 2015 at 12:54 pm #

      Emi, cómo estas? Si entendiste que yo estudié para darle el título a mis viejos, no hay nada más lejano a la realidad. Por suerte siempre tuve la libertad de hacer lo que quisiera, y elegí estudiar muy conscientemete. Después la facultad me defraudó, pero es otra cosa. Que bueno lo de volver a hacer otra temporada y planear después NZ o Australia!!
      Ojalá arranques un blog, está buenísimo, yo honestamente creo que es una gran herramienta y todo el mundo debería tener uno y escirbir de lo que le apasione, sea lo que sea. Es una gran manera de descargar y expresarse al “mundo”.
      Mucha suerte y saludos!

  9. Neil Diaz 17 marzo, 2017 at 9:32 pm #

    excelente punto de vista, usted esta en la ruta correcta, gracias.

    • Francisco Ortiz 19 marzo, 2017 at 4:48 am #

      Gracias Neil, espero que vos también lo apliques.
      Saludos desde India!

Dejá un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes