Mi casa es donde sea que esté con quien quiero estar | Viajando con Fran

Mi casa es donde sea que esté con quien quiero estar

Una de las primeras cosas que se le pregunta a un viajero es de dónde es. Sean otros viajeros o sea gente del lugar, si no es la primera pregunta es la segunda (después de averiguar el nombre). Como si la nacionalidad o el lugar de donde uno viene definiera cómo uno es como persona.

Entiendo que sirve como atajo mental para saber cómo comportarse ante el otro y simplificar un montón de preguntas que se deberían hacer. Pero asumir que el otro es de una determinada manera solo por que nació en tal o cual lugar es cada día más peligroso.

En el mundo multicultural que tenemos hoy en día y con la movilidad internacional en aumento exponencial año tras año, las fronteras entre las identidades nacionales se vuelven cada vez más difusas. Por más movimiento de derecha nacionalista que aparezca o que tome el poder, la tendencia hacia la convergencia entre culturas es inevitable.

Para mí es muy fácil responder de dónde soy. Soy de Argentina y cuando me preguntan de qué ciudad, está claro que soy de Córdoba.

No vengo de una familia multicultural ni he crecido en diferentes países. Mi familia es muy tradicional. A menos que vaya 4 generaciones atrás, todos son argentinos y nacidos o criados en Córdoba. Mitad de la familia con ascendencia española, mitad italiana. Típica familia argentina. No hay dudas.

El problema está cuándo me preguntan dónde vivo o dónde es mi casa. Hasta hace poco tiempo contestaba que mi casa era en Córdoba (la casa de mis padres) y que vivía ahí mismo pero que estaba de viaje. Después pasé a decir que mi casa estaba en Córdoba pero que ya no vivía ahí. Y hoy ya no sé qué contestar. Se me complica.

Y es aún más difícil cuando no hay lenguaje en común con el interlocutor. Debo admitir que contesto Argentina y Córdoba para simplificar la respuesta y evitar tener que explicar todo, aunque ya no lo sienta así.

Hace poco vi una charla TED que les quiero compartir (sí, una más, soy fan) relacionada con este tema. La verdad que está muy buena.

Como sé que no la van a ver entera porque son vagos y están re “ocupados”, les voy a compartir algunas frases o reflexiones que me gustaron.

Yo no soy multicultural de base pero sí por elección. Podría haberme quedado en Córdoba o Argentina para siempre pero salí en busca de desafíos, de experiencias diferentes. Quería salir de la zona de confort y entrar en la zona de aprendizaje. Que para mí es donde más se crece como persona.

Mi camino fue gradual.

Dejé mi habitación en Córdoba a los 20 y me mudé por 4 meses a California. Terminé mi work and travel y volví a Córdoba. Y así hice por 3 años seguidos entre Córdoba y Lake Tahoe. Me gradué y pasé a tener mi habitación en Buenos Aires, aunque cada tanto volvía a “mi” casa en Córdoba. Estuve casi 2 años en la capital de mi país y volví a Córdoba por unos meses.

Pero solo para reacomodarme y salir de viaje.

Desde entonces viajaba varios meses y volvía a Córdoba. Fue recién en mi último viaje de 8 meses que invertí los roles: mis vacaciones las paso en Córdoba con la familia, y mi casa es cualquier lugar donde esté porque quiero estar y donde comparta con quién quiero compartir.

Como dice Pico en la charla:

Mi casa es un proyecto en marcha al que agrego pedazos y hago remodelaciones todo el tiempo.

Mi casa tiene menos que ver con un pedazo de tierra que con un pedazo de alma.

Es una sensación de libertad increíble. No estoy atado a ningún lugar pero sí a un sentimiento o a muchos en verdad. Claro que se extrañan las personas pero es una decisión consciente. Como todo en la vida, es una cuestión de prioridades.

En Latinoamérica es complicado explicar este concepto y que lo acepten porque la influencia española e italiana le ha dado una importancia desmedida, en mi opinión, a la casa como construcción física. El sueño de la mayoría es tener la casa propia. Como si una estructura de ladrillos fuera un integrante más de la familia.

Los anglosajones se mueven mucho más aunque la mayoría no tiene el sentimiento de familia unida latina y eso ya no lo comparto. Para mí la familia es todo. Es lo más importante.

Pero la familia son las personas y no las cosas. Como dicen los chicos de The minimalist:

Amen a las personas y usen las cosas. Porque lo opuesto nunca funciona.

Hoy en día muchos (no todos) podemos elegir.

Decir que todo el mundo pueden hacer lo que quiera es una mentira. Que todo el mundo puede viajar o que puede trabajar de lo que quiera no es verdad. Pero sí es cierto que si estás leyendo esto probablemente pertenezcas a la clase media (o superior) mundial. Y no me vengan a decir que no porque eso es falta de perspectiva. Tienen una computadora con internet o un smartphone. Saben leer, saben escribir, tienen agua potable, tienen intereses diversos, es muy probable que viajen, etc.

Volviendo a la charla de Pico:

Tu casa no es donde naciste. Tu casa es el lugar donde podés ser vos mismo y/o convertirte en quien querés ser.

Hoy en día de dónde sos es mucho menos importante que a donde estás yendo.

mi casa es el mundo

No me voy a ir a vivir al medio de la montaña en la frontera entre Georgia y Rusia pero si estoy con quien/es quiero estar y haciendo lo que me gusta, todo es más fácil.

 

Ojalá todo fueran inmigrantes como dice mi ídolo Gary Vaynerchuk. Tienen otros valores. No crecen en la comodidad de un estado que los protege y les da todo lo que necesitan. Son buscas, tienen hambre. Tienen otros ojos para ver el mundo. Tienen ojos.

Y sino piensen en sus abuelos.

Que se abrieron camino ante cientos de dificultades. Muchos cruzando el Atlántico en un barco habiendo dejado todo atrás y sin saber qué esperar.

Y salieron adelante.

No tenían excusas y trabajaron sin parar. Y así les fue.

Hoy los nietos tienen computadoras con internet o smartphones. Terminaron el colegio, fueron a la universidad. Consiguieron buenos trabajos y la lista sigue. El problema es que la mayoría se queja pero no hace nada para cambiar su situación.

Me parece muy loco como tengo mucho más cosas en común con gente que tiene un perfil multicultural o que ha viajado mucho que con mis amigos con los que compartí el colegio, la universidad y que viven en “mi” ciudad.

Tengo muchas más cosas en común con una ucraniana que conocí través de una app, que ahora vive en Canadá y se la pasa viajando, que con algunos integrantes de mi familia cercana.

De alguna manera la gente que viaja o que está en contacto con diversas culturas tiende hacia una forma de pensar y actuar particular que puede ser diferente a la de sus culturas de origen.

Se vuelven personas mucho más abiertas, comprensivas, más tolerantes y colaborativas.

La diversidad no está dada por los países o las culturas de origen sino por las experiencias y vivencias por las que uno ha pasado. Esa chica ucraniana, Mariana, es más parecida a mí que algunos de mis primos hermanos porque ha vivido experiencias más cercanas a las que he atravesado yo a lo largo de mi historia.

Por eso me hace mucha gracia cuando las universidades norteamericanas hacen gala y publicidad de su gran “diversidad” porque tienen latinos, negros y asiáticos entre sus estudiantes. Ponen el foco en las etiquetas físicas o de países y no en la diversidad real que es gente con diferentes experiencias de vida.

Otra charla TED muy interesante es la que dio Taiye Selasi (link) donde expone la idea de: “Multi local”. Lo que propone es que dejemos de preguntarle a la gente de dónde es haciendo referencia a dónde nació o de dónde son sus padres y que empecemos a preguntar dónde son locales. Dónde se sienten como en casa o mejor dicho dónde se sienten en casa.

Es un cambio de pregunta, un cambio de enfoque. Porque siempre es una de las primeras preguntas que se hace cuando se conoce a alguien viajando o a alguien que tiene un aspecto diferente. Y si bien la mayoría de la gente lo hace sin ninguna mala intención con el objetivo de iniciar la conversación y empatizar con el otro, de manera inconsciente se lo juzga por su origen.

Es algo que hay que cambiar.

Yo no me siento local en ningún lado, ni en “mi” ciudad. Pero nada quita que pueda tener ese sentimiento en algún otro lugar en el futuro.

 

A partir de ahora ya no voy a preguntar más “Where are you from?”, voy a indagar con qué cultura la otra persona se siente más identificado o dónde se siente como en casa o como un local.

Yo por mi parte me cansé bastante de viajar tanto y coincido con Pico que es cuando uno está quieto que puede organizarse y priorizar.

Pensar.

Enfocarse mejor en lo importante. Barajar y dar de nuevo. Para sí poder seguir camino, ya sin moverse tanto, pero con la convicción de que se está en el camino correcto o al menos en el que uno quiere.

Y así encontrar una “casa” o un hogar donde sea que se esté con quien uno quiere estar y haciendo lo que uno quiere hacer.

Ahora me enamoré de una chica mitad peruana mitad española que vive en Londres. Nuestro plan es ir a vivir en diferentes ciudades unos meses, visitar las familias en Madrid, Lima y Córdoba,  volver al verano europeo y pasar tiempo en algún otro lado. En realidad es el plan pero seguramente ira cambiando a medida que vaya pasando el tiempo.

Lo importante es estar flexible para poder adaptarse mejor a las circunstancias y poder aprovechar las oportunidades. Ideas sobran, pero vamos paso a paso.

Quien sabe que saldrá de esa combinación. Haremos el mejor trabajo posible. Ojalá logremos aunque sea la mitad de lo que lograron nuestros padres.

 

Mi espíritu emprendedor y mis ganas de conocer de mundo me llevaron a dejar atrás la vida de oficina y perseguir el sueño de convertirme en nómada digital. Siempre estoy buscando nuevas oportunidades, no me puedo quedar quieto.

, ,

10 Responses to Mi casa es donde sea que esté con quien quiero estar

  1. Flower Scervino 5 marzo, 2017 at 7:57 pm #

    Hace largo tiempo ví la charla Pico Iyer… fue en el interín entre mi primer GRAN viaje y un workaway en el Bolsón. Como ahora es habitual, coincido con tu punto de vista… Nunca quise una casa propia, me da pánico atarme a pagar en 30 años un monoambiente. Las prioridades son fundamentales para quienes viajamos o tratamos de hacerlo lo mas posible. Y siempre sentí que había nacido en el lugar incorrecto, otra razón por la que salí a viajar… me basto una pequeña muestra para darme cuenta que cuando viajo es cuando me siento MAS YO que nunca… Continua así Fran! Los planes de las parejas multiculturales/viajeros son locos… pocos nos entienden y pocas veces terminan siendo como los contamos al principio…. pero siempre se cumplen de la mejor manera! 🙂 Las cosas siempre se acomodan en el lugar que corresponde…

    • Francisco Ortiz 6 marzo, 2017 at 4:55 am #

      Flor! Me alegro mucho de haberte conocido a través del blog, me sorprende la cantidad de cosas que tenemos en común, es muy loco. Totalmente de acuerdo con vos en todo lo que dijiste. Gracias por la buena onda como siempre te digo.
      Un beso grande y saludos desde Berlín!

    • Renatto 12 marzo, 2017 at 2:31 am #

      Muy buen post loco, de hecho me hiciste recordar cuando estaba en un bar en Tbilisi y me hice muy “pata” (amigo en peruano jaja, seguro la peruanoespañola ya te la pasó…) del dueño, un iraní, y a su vez de sus colaboradores. En la conversa con la bartender, al tener razgos muy diferentes a los georgianos (tes trigueña principalmente) y un acento muy gringo en su inglés, me atreví en preguntarle, “y bueno, de dónde eres…”, Dios para qué le pregunté eso! Se puso de mal humor y creo que fue una de las notas que puso fin a tal conversa tan amena que iba. Siempre me he puesto a pensar en qué pequé con la pregunta y creo que tu post ha dado en el clavo con su actitud. Quizás un poquito intolerante por parte de ella…Yo viajo mucho también, he viajado desde los 19 (primera aventura en bus desde Lima a Guayaquil), posteriormente también por Work and Travel (Montana), y por “chamba” (trabajo en peruano), estudio (Lo que me llevó de Israel a Georgia, todo por una hermosa mujer…, todo una novela…), etc. Digamos he tenido la suerte en la oportunidad(es) y también mi voluntad/enfoque de hacerlo porque considera es una pieza importante en mi historia de vida y desarrollo personal/profesional; sin embargo, siento que no puedo desprenderme del “ser peruano”, es algo que llevo como insignia y de alguna forma me gusta hablar sobre mi país donde quiera que esté e invitar a todos (Sabiendo que no estaré ahí para siempre porque tengo muchos planes de salir, pero vamos! todos tienen que ir a Perú alguna vez!!!)…Bueno son perspectivas. Ahora, lo que si no concibo es el hecho que sabiendo que existe una vida corta y un mundo es tan ancho (ajeno aún…), porqué no aprovecharlo a más no poder??? Si vienes a Perú, pásame la voz sería genial tomar una chelas…

      • Francisco Ortiz 12 marzo, 2017 at 8:06 am #

        Renatto, tranquilo que ya estoy familiarizado con los modismos de tu país jaja aunque seguro me faltan aprender muchos. Qué bueno que hayas estado en Georgia, no van muchos latinos ahí todavía. Es un país increíble! Y sí, hay gente que no se toma muy bien la pregunta. A mí a veces me molestan los que niegan su pasado porque quieren esconder el origen de país pobre/menos desarrollado. Típico que niegan el origen latino, asiático o africano y dicen ser europeos, me cae muy mal. Pero bueno, cada loco con su tema.
        Me encanta que viajes mucho, viajar es la mejor forma de crecer como dices, te enfrentas a la desconocido y vas superando desafíos y derribando prejuicios a cada paso. La suerte sola no logra nada, coincido con remarcar el esfuerzo y enfoque, te felicito!
        Me encanta la gente orgullosa de su país, en mi caso yo no me siento identificado con el típico estereotipo argentino que se tiene desde afuera ni con muchas de las tradiciones populares de mi país pero eso no quita que sea argentino.
        Te aviso porque casi seguro que sobre fin de año estaré por Lima al menos.
        Saludos desde Berlín!

  2. Juan 17 marzo, 2017 at 10:45 am #

    fran te hago una pregunta hace rato que leo el blog.
    No entiendo por que en la pagina principal no puede abrir nuevas pestañas de los diferentes post.
    Espero que se entienda
    un salud

    • Francisco Ortiz 17 marzo, 2017 at 1:20 pm #

      Juan, es cierto. Me cansé de que me copiaran contenido e instalé un plugin para que nadie pueda copiar el texto. Si te fijás dando click derecho no se puede. Pero no todo es maravilla, algo malo de eso es que tampoco se pueden abrir pestañas. Si te parece lo saco. Me sirve tu feedback, qué opinás?

      • Juan 20 marzo, 2017 at 3:14 pm #

        Fran, creo que a la gente que mas problema la generas es aquellos que entran por primera vez al blog. Una ves que encuentro un nuevo blog generalmente hay una infinidad de artículos, entonces lo que hago es abro 5/6 ventanas con los post´s que mas llamaron mi atención y voy leyendo cuando uno me aburre o no me divierte puedo pasar a leer otro automáticamente. Al no tener disponible esta opción,en mi opinión corres el riesgo que de que si un articulo no le parece interesante a alguien directamente se vaya.
        Lo que me pasa a mi es que cuando entro siempre tengo 3/4 post que no leí, me parece mas cómodo abrir varios y ir leyenedo.

        Un saludo
        Juan

        • Francisco Ortiz 21 marzo, 2017 at 2:11 pm #

          Dale Juan, mil gracias por el consejo! Lo voy a desactivar al plugin y veré si mejora la cantidad de páginas por visita y rezaré para que no me copien contenido jaja.
          Muchas gracias por la buena onda, saludos!

  3. David M. 22 marzo, 2017 at 12:18 am #

    Grande Fran! felicidades! Vivir 6 meses o 1 año en un lugar (con otros viajes cortos de por medio) me parece una buena opción. Personalmente me di cuenta que moverme cada mes a nuevos lugares cansa, ahora estoy en periodo de prueba con 3 meses y por ahora todo bien.

    Y en cuanto al tema principal del post, a veces siento que mis viajes son una busqueda constante de un hogar o de personas con las que me sienta como en casa, pero cuando los conozco y sigo con mi ruta, me doy cuenta que tal vez en realidad es una busqueda de autoconocimiento y aprendizaje. Sí somos de todas partes y en todas las partes a las que vamos dejamos algo de nosotros.

    Saludos hermano!

    • Francisco Ortiz 22 marzo, 2017 at 5:49 am #

      Gracias por tu comentario David! Siempre muy acertado o al menos muy parecido a mi forma de pensar. Coincidimos en mucho, me alegro que hayas encontrado el equilibrio (si es que existe) de viajar cada 3 meses, siempre con viajes cortos en el medio. Lo de la búsqueda es muy cierto tanto para buscar un lugar como “casa” como para la búsqueda personal.
      Ahora estoy dejando una parte de mi en India jaja, saludos!

Dejá un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes