La crisis del cuarto de vida y mi experiencia | Viajando con Fran

La crisis del cuarto de vida y mi experiencia

A los 3 años paseaba en triciclo con un celular de juguete, y jugaba a que me llamaban de una urgencia y me tenía que ir a operar. Tenía 3 años y quería ser cirujano como mi papá. A los 6 quería ser jugador de fútbol. Desde los 9 hasta los 18 quería ser jugador de básquet profesional (casi todos mis ex compañeros lo son hoy en día). A los 18 quería ser CEO de una multinacional y empecé a estudiar administración. Los work and travel, mientras estaba en la universidad, me cambiaron la cabeza. Hicieron que me diera cuenta que se podía vivir de otra forma, que existía otra alternativa. Igualmente seguí estudiando para incorporar herramientas útiles.

A los 23 quise crear un par de emprendimientos que por distintas razones no se dieron. Me fui a trabajar siguiendo el camino del típico joven profesional. Estuve en varios procesos de selección, en varias entrevistas. Algunas veces fui yo quien dijo que no (mis amigos pensaban que estaba loco), otras ellos. Pero una de las preguntas más estúpidas que me hacían siempre era: “Cómo te ves de acá a 5-10 años?”

En realidad la pregunta no está mal. Lo que está mal es la respuesta que muchos esperan. Nadie sabe lo que puede pasar en 5-10 años. La mejor respuesta, la más honesta, sería: “No tengo ni la más mínima idea. Puede pasar cualquier cosa en 5-10 años. De lo que estoy seguro es de que no voy a seguir acá”.

Es una realidad, qué joven tiene un trabajo por 5-10 años hoy en día? No existe.

Igualmente, “me comporté”, respondí “bien”, y entré en una multinacional. Un año, me cansé, me fui a una start-up. Nueve meses, me cansé, me fui. Y aquí estamos, casi un año después. Persiguiendo mi sueño de vivir viajando.

crisis del cuarto de vida

Escribiendo y al frente de la computadora todo el tiempo que no estoy viajando.

En realidad fue a partir de los 23 que me di cuenta que existía una posibilidad de vivir viajando. Siempre fue un sueño para mí, pero nunca lo creí posible. Hasta que, cansado de lo que estaba haciendo, empecé a investigar mejor. Y me encontré con que no sólo es posible, sino que hay muchísimas maneras (casi tantas como cantidad de gente haciéndolo), y que hay muchos chicos parecidos a mí que lo están llevando a cabo. Y no estadounidenses, hijos de padres ricos, que gastan la plata del papá. Gente común, como vos y yo. Gente que se animó y que lo está haciendo.

Me tomó un par de años animarme a dejarlo todo. Tenía que probar el mundo corporativo. Mi transición fue más gradual que la de algunos, y muy abrupta y loca para otros. Todo depende del lente con el que se la analice.

Ahora estaría “a la deriva” según algunos, “más enfocado que nunca”, según otros. Ni lo uno ni lo otro, porque tengo tantas cosas que no me puedo enfocar, pero sí estoy más libre que nunca. Eso seguro.

Todo estos planteos y replanteos, todas estas reflexiones, son mucho más comunes de lo que parecen y en la psicología se lo llama la “Crisis del cuarto de vida”.

Ya dije en un artículo pasado que no me gusta que se use la palabra crisis, pero bueno. De toda crisis sale una oportunidad, vamos a enfocarnos en eso.

Buscando material sobre el tema, llegué a un video que les quiero compartir. Como ya muchos saben, soy fanático de las charlas TED, y ésta es una de ellas.

No sean vagos, vean todo el video. Después lo voy a comentar igualmente, pero tiene subtítulos, no tienen excusa.

 

Linda historia, no? Me sentí muy identificado, muy. Pero vamos a los puntos claves que remarcó “Smiley”, vamos a los aprendizajes.

1) Encuentra soñadores

En español suena mejor, en inglés se confunde con seguidores de Justin Bieber (las “beliebers”, aunque se escribe un “v” cuando se refiere a los creyentes o soñadores). Después de ver este video por primera vez, hice una lista de mis “believers”. No es broma, en serio. Una lista que tiene como título: “Dream chasers, open minded, high potencial, travel buddies” (perseguidores de sueños, mentes abiertas, alto potencial, compañeros de viaje).

Es la gente que cada vez que le cuento que me quiero ir de viaje, me pregunta cuándo y a dónde. No me da razones por las que no me debería volver a ir, o sermones de que ya es hora de madurar y buscar un trabajo. Gente que se pone feliz porque yo haga lo que me gusta, gente que me ayuda. Y gente, que a su vez, también lucha por hacer lo que le gusta. Algunos son cercanos, y otros me encantaría que lo fueran más. La lista existe en serio, y es la gente con la que más quiero pasar el tiempo y compartir momentos. Lástima que están dispersos por el mundo, pero nos comunicamos igual.

 

2) Dejar de compararse con los otros y buscar algo que sea importante para ustedes

En mi caso me gusta viajar, conocer culturas nuevas, aprender de esas culturas tan diferentes, explorar nuevos lugares, etc. Pero a cada uno le gustan o le importan cosas distintas. El hecho de que entres a tu facebook y veas todas fotos de viaje con gente feliz (una gran mentira de hoy en día que da para todo otro artículo, y que a mí me pasa cada vez más por tener tantos amigos viajeros), no quiere decir que tengas que viajar.

A lo mejor lo que te hace feliz es andar a caballo, o pescar solo en el medio de un lago; y no comerte un asado con 20 amigos (otras “fotos de felicidad” populares en las redes sociales). Buscá lo que te gusta a vos, lo que es importante para vos, y no para el resto de la gente.

 

3) Tenés que apurarte (con intención y propósito)

El momento perfecto no existe, si lo esperás, vas a esperar toda la vida. El mejor momento es ahora. Y como bien aclara “Smiley”, eso no significa renunciar hoy y poner una start-up o viajar por el mundo mañana. Hay que tomar la decisión hoy, y planificar la transición. Yo tardé varios meses en renunciar. Y fue porque estaba ganando relativamente bien, ahorrando bastante, e invirtiendo en el mediano plazo, en algo que me iba a servir para los viajes.

Además, tuve la posibilidad de aprender mucho de marketing, ventas, y servicio al cliente. En la multinacional y en la start-up. Habilidades que me sirven para el blog y para la vida en general (de alguna manera todos trabajamos en ventas hoy en día).

Salí a buscarlo, prepará la transición. Sé un “busca”. Aumentá tus chances de oportunidades. Nadie va a venir a tocarte la puerta ofreciéndote lo que querés. Hay que salir a buscarlo o crearlo. A mi me falta mucho en esto. Todavía estoy muy pasivo. Recién ahora estoy empezando a tomármelo más en serio y de manera más profesional.

Cuando ustedes hagan lo que les gusta, esa pasión se transmite. Mucha más gente va a querer ayudarlos. Y también van a ayudar a que más gente se anime a hacer algo que le guste y que tenga sentido para ellos, van a ser ejemplos.

 

Entonces, resumiendo:

encuentren soñadores,

dejen de compararse con los otros y hagan algo que sea importante para ustedes,

y apúrense, el momento es ahora.  

 

Pero hay otro video. Uno que es un poco menos personalizado, de alguien especialista en la crisis del cuarto de vida. Una profesora que dicta una clase en una universidad de Estados Unidos sobre el tema. La profesora Barbara Jacoby creó esta clase para acompañar y ayudar en la crisis del cuarto de vida.

Una clase muy parecida a la mejor que tuve yo en la facultad: “Liderazgo y Estrategia”. Una materia optativa que elegí de casualidad, y que terminó siendo algo que nada tenía que ver con lo que me esperaba. Una materia reflexiva, con mucho de autoconocimiento y mucho de desarrollo personal. La única que era para la vida y no sólo para la profesión. Me ayudó muchísimo a liberarme de presiones externas y a enfocarme en pensar en lo que yo realmente quería.

Como el video (otra charla TED, obvio) no tiene subtítulos en español, les dejo el link, pero les voy a  hacer un resumen un poco más amplio.

1) Identificar valores principales

La vida es mucho más que definir objetivos, perseguirlos, cumplirlos y ser feliz. Se trata de reinventarse a uno mismo, una y otra vez.

Lo que importa es ser consciente de nuestros valores centrales y en qué medida nuestras acciones presentes y futuras son congruentes con esos valores.

En “Liderazgo y Estrategia”, la primera de seis unidades era: “La búsqueda de la verdad, dentro de la dinámica de la realidad, propia y del contexto.”. Y uno de los primeros ejercicios fue un cuestionario de priorización de valores. Adivinen cuál me salió primero. Sí. LIBERTAD.

Meterme a trabajar en una oficina 10 horas al día no era congruente. Y duré menos de 2 años, cambiando de empresa en el medio. No se limiten a sus decisiones. Cuestionarlas, reconsiderarlas hace bien. Piensen si esas decisiones contribuyen a que estén más cerca de la persona que les gustaría ser.

Mucha gente les va a decir que sigan su pasión. Pero, y si no saben cuál es su pasión? Está bien no saber, no hay que preocuparse, lo interesante es buscarla.

 

2) Qué es lo que no soy?

Plantearse ésta pregunta y reflexionar sobre ella puede ser revelador. Ayuda a ordenar las ideas.

Hay que estar abierto a la serendipia (traducción de serendipity, una de mis palabras preferidas). No se puede planear todo, hay que estar abierto a las oportunidades. Nunca se sabe qué puede pasar. Aunque lo que sí es seguro es que en una oficina rodeado de gente que en su mayoría vive de manera automática haciendo algo que no le gusta, no suelen pasar grandes cosas. No suele haber grandes oportunidades. La gente se vuelve negativa, se contagia, y se cierra a nuevas experiencias.

Un gran consejo es buscar un mentor. Alguien a quien admiren. Buscarlo y tratar de conectarse y aprender de su historia. En cada una de las etapas que describí al inicio del artículo tuve un mentor. Todavía no tengo uno claro en ésta nueva fase de mi vida. Aunque sí tengo algunos modelos a seguir. Como soy muy tímido, todavía no me animé a contactarlos. Pero como tienen blogs de viajes, gran parte de su vida es pública, y puedo aprender de ellos igual.

Otro consejo de la Dra. Jacoby es que está bien ser un poquito egoísta. Sobre todo en el sentido de preguntarse constantemente si la vida que están viviendo es o no una expresión real de quienes son y quienes quieren ser. Ser honestos con el análisis, y tomar acción.

Último consejo de la segunda charla TED. Está bien tomarse una pausa, divertirse, hacer algo distinto. Esto es algo que a mí, personalmente, me cuesta mucho. Yo me voy para el otro lado, pienso demasiado. Cuestiono y reflexiono demasiado a veces. Siempre quiero estar un paso adelante, a veces hay que dejar fluir.

Siempre quiero estar haciendo algo “útil”, algo que me haga crecer de alguna manera. Y me voy del presente al futuro, y no disfruto el momento. Es una lucha del día a día, voy mejorando, pero me falta mucho camino por recorrer.

 

En resumen:

cuestiona tus decisiones,

reinventate,

abrite a la serendipia (oportunidades no buscadas),

buscá un mentor,

sé un poco egoísta.

 

Y tomalo con calma. La crisis del cuarto de vida es la primer crisis de identidad importante, de varias más que se dan a lo largo de la vida. Pero si lo toman de ésta forma, y salen del piloto automático, va a ser mucho más fácil y divertido.

Está bien estar perdido para el resto. Cada uno tiene una definición de éxito y felicidad distinta. La mía es la LIBERTAD, relacionado con los viajes, siempre.

 

“Nada te va a arruinar más tus 20 que pensar que ya deberías tener toda tu vida resuelta”

“No todos los que vagan están perdidos” – J.R.R. Tolkien

 

Qué opinan? Ya pasaron la crisis de cuarto de vida? Están en eso?

 

Mi espíritu emprendedor y mis ganas de conocer de mundo me llevaron a dejar atrás la vida de oficina y perseguir el sueño de convertirme en nómada digital. Siempre estoy buscando nuevas oportunidades, no me puedo quedar quieto.

,

16 Responses to La crisis del cuarto de vida y mi experiencia

  1. Nicolás 11 abril, 2016 at 1:35 am #

    Empece a leer tu blog hace un poco más de un mes por casualidad, la verdad no tiene desperdicio. Me inspiro muchísimo, además siento que conocí lugares donde nunca estuve. Gracias por todo lo que compartís acá Fran, y espero que no dejes de escribir!

    • Francisco Ortiz 11 abril, 2016 at 9:24 am #

      Gracias Nico! Bienvenido al blog, me alegra mucho saber que, de alguna manera, ayudo a que la gente salga por un momento de su rutina y vuele conmigo.
      Mensajes como el tuyo me motivan mucho más a finalmente tomar la decisión de luchar por esto, y tratar de convertirme en un blogger de viajes profesional.
      Un abrazo!

  2. Emilia 18 abril, 2016 at 7:16 pm #

    Hola Francisco, soy Emilia, tambien te sigo en fb, estudio psicologia y es tan cierto lo que expresas, se ve mucho este síntoma en la sociedad… ansiedad, estres laboral…. creo que en parte es por vivir de un modo automatizado, impuesto, esa cultura de tener para ser… Cuando en realidad debemos SER para tener… de vez en cuando esta bueno parar la pelota y preguntarnos ¿es esta la vida que me merezco? ¿Estoy presente, viviendo.. o simplemente “sobreviviendo”? Una crisis existencial puede ser una gran oportunidad de crecimiento y autoconocimiento si lo sabemos aprovechar… me encanta como escribís. te dejo un beso!

    • Francisco Ortiz 18 abril, 2016 at 8:27 pm #

      Emi! Que a una futura psicóloga le guste el artículo quiere decir que voy por el buen camino jaja Totalmente de acuerdo con lo que decís! Es más, hay otro artículo en el blog que se llama “De la cultura del tener a la cultura del ser” jaja. Ojalá todos aprovecharan las crisis para hacer cambios para bien. Pero creo, desde mi humilde lugar, que la mayoría sigue atrapado en las crisis y las extienden demasiado, es una lástima. A veces quiero ayudar, pero no tengo las herramientas, y muchas personas no se dejan ayudar tampoco. Seguramente desde tu profesión vas a poder ayudar a muchos. La crisis del cuarto de vida es una interesante etapa para especializarse siendo psicóloga.
      Me han aparecido algunos mensajes públicos tuyos en el face, muy interesantes, en la misma línea que todo esto, muy buenos!
      Voy a publicar un par de reflexiones más en los próximos días, y después ya vuelvo a la narrativa de viajes, porque vuelvo a salir a la ruta.
      Beso grande!

  3. Emilia 18 abril, 2016 at 8:44 pm #

    Genial, para donde te vas? Si… hay un libro que se llama “del tener al ser” erich fromm es un psicólogo. esta muy interesante… yo tb cdo termine mi carrera (dentro d un año si todo va bien) pienso viajar un tiempo, aun no tengo decidido el destino pero si la decisión de salir un poco al mundo…. como bien dijiste, para ayudar no basta con querer hacerlo, pero tampoco con tener herramientas… lo fundamental es que el otro quiera cambiar… todo depende de uno mismo. Saludos, me encanta el blog!

    • Francisco Ortiz 18 abril, 2016 at 9:13 pm #

      Me voy hasta Misiones primero, de ahí cruzo a Foz, vuelo a San Pablo y de ahí a Turquía. Y el plan (que nunca se respeta bien) es hacer toda la zona de Los Balcanes y Europa del Este, capaz hacer el Camino de Santiago en el norte de España, y finalmente algo del norte de África. Ese es el plan. Ahora, a fin de año te cuento lo que realmente hice jaja va, en realidad lo voy a ir escribiendo en el blog.
      Buenísimo que quieras viajar después de recibirte! Si te puedo ayudar en algo me avisás. Tengo otro plan para el año que viene, pero está en pañales todavía jaja
      Beso!

  4. Romina 29 abril, 2016 at 1:40 pm #

    QUE BUEN ARTICULO Fran!! Un genio.
    Es genial saber que somos muchos los que estamos en ‘crisis’ por no querer vivir bajo los mandatos que dicta la sociedad.
    Seguí escribiendo, porque nos inspiras a muchos y es genial todo lo que compartis con nosotros!
    Espero encontrarte en algún lugar del mundo para intercambiar historias;)
    Saludos viajeros y abrazos desde Asunción, Paraguay.

    • Francisco Ortiz 29 abril, 2016 at 5:59 pm #

      Gracias Romi! Ojalá nos podamos encontrar en algún lugar del mundo, yo justo ahora estoy cerquita, en la triple frontera, aunque en unos días parto para el Viejo Continente. Gracias por la buena onda!
      Saludos!
      PD: Aiesec es la posta! jaja

  5. Andy 17 mayo, 2016 at 12:54 am #

    Me encanto Fran!! Muy bueno! En estos días te escribo que quiero saber en qué andas! Éxitos genio!

    • Francisco Ortiz 17 mayo, 2016 at 2:43 pm #

      Dale Andy, gracias!! Un beso grande!

  6. María 24 mayo, 2016 at 4:02 am #

    Hola Fran, de casualidad caí en tu blog y me encantó!
    Tengo justo 25 años, estudié en tu ciudad Córdoba (que me encanta) pero soy de otra provincia y me acabo de recibir.
    La gente me felicita y la pregunta que sigue siempre es: Y que vas a hacer? Trabajar? Y que especialidad? y todo “eso” sería lo que sigue, mi respuesta es: NO SE y ya me miran con cara media rara jajaja.
    No quiero que sea todo programado,esta bueno parar un poco y pensar lo que realmente queremos! Asique gracias por la nota, la leí en un momento justo! Saludos!

    • Francisco Ortiz 24 mayo, 2016 at 10:30 am #

      María, sí nos pasa a todos. Lo interesante es aprender a convivir con esa incertidumbre y volverla una fortaleza, porque te da la flexibilidad de adaptarte a cualquier entorno, cosa que a la mayoría le falta. Seguir el mandato social te lleva a una vida muy previsible y aburrida en mi opinión, chata, muchas veces buscando alcanzar objetivos de otros y no propios. Lo ideal es incorporar la reflexión sobre estos temas como un hábito. No es fácil, pero vale la pena. El mundo sería muy distinto si la gente saliera del piloto automático y viviera de manera más consciente.
      Saludos desde Batumi, Georgia!

  7. Vanesa 6 febrero, 2017 at 12:32 am #

    Hola! Encontré tu blog hace poco y hoy recién he podido leer varios posts tuyos, qué bien me han caído! Me sentí identificada en varios. Me gusta viajar, aunque no he viajado mucho (o como quisiera) a veces el primer paso para lanzarme a viajar me cuesta, pero me has inspirado totalmente ! Gracias!

    • Francisco Ortiz 6 febrero, 2017 at 7:27 am #

      Gracias por tus palabras Vanesa! Me alegro mucho de que mis escritos te hayan servido de inspiración. Como dices, el primer paso es el más difícil pero vale la pena. El arrepentimiento es lo peor del mundo. Tener 80 años y repasar en la cabeza todas las cosas que te hubiera gustado hacer y que por distintas razones (excusas) no llevaste acabo es lo peor. Toma las decisiones pensando en qué opinaría esa Vanesa de 80 años, seguramente muchas de los frenos de hoy le parecerían detalles.
      Saludos desde Londres!

  8. CARITO 8 marzo, 2017 at 2:38 pm #

    hola una consulta, como financias tus viajes?

    • Francisco Ortiz 8 marzo, 2017 at 9:24 pm #

      Carito, tengo varias fuentes de ingresos. Vendí todas mis cosas, tengo algo de ahorros que invertí casi en su totalidad y eso me da algo de ingresos, cada tanto genero algo con el blog y además a veces vendo cosas. Pero fundamentalmente gasto muy poco (menos que estando parado en un lugar) y siempre busco oportunidades nuevas. Escribí un artículo hace un tiempo sobre cómo financiaba mis viajes, algunas cosas cambiaron pero los conceptos son los mismos. Y también compartí el detalle diario de mis gastos como para que tengas una idea.
      Cualquier duda me preguntas, saludos!

Dejá un comentario

Powered by WordPress. Designed by WooThemes